En este momento no hay programas en vivo
Es posible que se este transmitiendo programación grabada

La Música del Alma

Previa del Artículo

                La energía siempre nos rodea, por lo que no nos debería de sorprender cuando esta nos contagia de alegría e incluso cura nuestros malestares. En honor al Día Internacional de la Música, te invitamos a leer el artículo “La Música del Alma”, donde sabrás como los distintos ritmos y géneros afectan a nuestro cuerpo.

 

La Música del Alma

                A pesar de que el origen de la música no se conoce con exactitud, historiadores y científicos coinciden que su origen es prehistórico y que lleva una cercana relación a la naturaleza. Al ser un invento humano, podemos deducir que su propósito era y sigue siendo para poder transmitir energías o mensajes harmónicos para los demás. Desde el crecimiento y desarrollo fetal, el que la madre escuche música permite que las conexiones nerviosas a nivel cerebral del bebé se fortalezcan y crezcan. Esto es especialmente importante para los procesos de neuroplasticidad del bebé, donde esta habilidad le permitirá adaptar su cerebro a su entorno.

                En el mundo musical existen varios géneros, algunos más populares que otros y algunos más estigmatizados que los demás. Al inicio de los años cincuenta, el rock and roll comenzó a ser escuchado por las jóvenes generaciones norteamericanas, no obstante su llegada a ese país no fue bien vista por una importante parte de la población. Algo similar ocurre con los escuchas de los géneros de metal pesado o ritmos similares. Es fácil juzgar a los demás, pero, ¿de verdad es necesario hacer eso?

                Cada quien tiene la oportunidad de disfrutar de la música que desee, después de todo, esta sirve como un medio de escape y relajación, incluso catarsis. La biología de la música dice que a pesar de que la degustación de la música y los gustos musicales son subjetivos, los efectos que la música tiene sobre el cuerpo son universales. Por ejemplo, obras de Mozart tienen la capacidad de modificar la frecuencia cardiaca para elevarla o disminuirla. Esto se debe a las ondas que libera la música, las mismas que se sincronizan y afectan a nuestro sistema nervioso central. De la mano a esto, existen distintas frecuencias musicales que pueden potencializar nuestros campos de energía corporal.

                Nuestro cuerpo spiritual es sujeto a distintos cambios según su entorno, por lo que cambios en la música pueden abrir o cerrar algunos canales energéticos. Música con altas vibraciones y energéticas tienden a abrir chakras como Muladhara, el chakra basal. Al activarlo, podemos sentir una gran fortaleza y energía que recorre todo el eje de nuestro cuerpo. Canciones como la Sonata K. 448 de Mozart, tienden a abrir el segundo, cuarto y séptimo chakra, ya que su melodía vibra de forma harmoniosa y puede bajar la frecuencia cardiaca.

                El concepto de “armonizar” no solo aplica para nuestros cuerpos, sino también para nuestro entorno. Consumir música relajante nos ayuda a emular nuestro entorno. Piensa que esa es la misma razón por la cual en las iglesias tocan música religiosa y no rock pesado, para crear el ambiente en el cual la gente se va a transformar. La importancia de la música en nuestro ambiente verdaderamente puede dictaminar nuestro comportamiento; ¿quieres energía para hacer la limpieza del hogar? Cárgate de energía positiva escuchando salsa o bachata. ¿Buscas relajarte después de un día largo en el trabajo? Recurre a la música clásica y a una infusión de pasiflora y siete azahares.

                No existe un ritmo musical que sea mejor que otro, lo importante es que sepas que la música puede atraer ciertas energías a tu vida. Los gustos musicales son subjetivos y puede que disfrutes de alguna canción con mensajes no del todo buenos, no obstante, esa música te puede hacer sentir bien ya que la disfrutas. Aunque el escuchar esa clase de canciones no te va a traer consecuencias negativas inmediatas, poco a poco te vas a llenar de esas energías en tu vida. Todo en exceso es malo, pero tampoco nos debemos de privar de escuchar muchos tipos de música. Siempre debemos de buscar un equilibrio en nuestras vidas, e igual que el yin y el yang, hay cualidades buenas en todos los géneros de música que son aparentemente malos, lo que importa es saber canalizar y atraer las energías que nosotros deseamos.

 

-Diego Emilio Ruiz

 

Bibliografía:

Exbrayat, Jean-Marie, and Claire Brun. “Some Effects of Sound and Music on Organisms and Cells: A Review.” Annual Research & Review in Biology, 2019, pp. 1–12., https://doi.org/10.9734/arrb/2019/v32i230080.

Luna, David Felipe Rendón. “La Biología De La Música: El ‘Efecto Mozart.’” La Unión De Morelos, La Unión Noticias, 20 May 2015, https://launion.com.mx/opinion/sin-embargo-se-mueve/noticias/71791-la-biolog%C3%ADa-de-la-m%C3%BAsica-el-%E2%80%9Cefecto-mozart%E2%80%9D.html.

Munasinghe, D. S., et al. “A Preliminary Study on Effect of Buddhist Pirith Chanting and Pop Music on the Growth and Yield Performance in Rice (Oryza Sativa L.).” Sri Lankan Journal of Biology, vol. 3, no. 1, 2018, p. 44., https://doi.org/10.4038/sljb.v3i1.17.

Rodriguez, Lilia. “Música, Religión y Chakras Energéticos.” Medisan, vol. 21, no. 3, 2017.

Logo OM radio en línea

Acerca de OM Directorio OMRadio Programación Programas Conductores Artículos Eventos Podcast Contacto

2019. Todos los derechos reservados. OM Radio Aviso de privacidad Aspectos legales

Los comentarios y opiniones de los programas, eventos, artículos y cada sección del portal web de OmRadio son de exclusiva responsabilidad de los conductores, autores, expositores etc. y no representan necesariamente la ideología y pensamiento de la estación OmRadio