Depresión: conciso y digerible
OMRADIO new header
En este momento no hay programas en vivo
Es posible que se este transmitiendo programación grabada

Depresión: conciso y digerible

Previa del artículo

Existe una enfermedad insidiosa, mal diagnosticada y que no discrimina género. Incomprendida, silenciosa y cuya presa favorita son las mujeres; ya que es normalizada y confundida con una simple tristeza, mal ánimo o ser “inadaptado”. En el artículo por el Día mundial de la lucha contra la depresión, “Depresión: conciso y digerible”, el médico Diego E. Ruiz les presenta un resumen de esta enfermedad de forma digerible para su aplicación en la vida diaria.

 

 

Depresión: conciso y digerible

              

 

               La depresión es una de las enfermedades psiquiátricas más comunes en el mundo y en nuestro país. Usualmente la comunicación entre el médico y el paciente o incluso la información que se encuentra en línea, tiende a ser demasiado técnica o incluso confusa. Con esto en mente, este artículo informativo va a explicar de forma global lo que es la depresión; abarcando temas como los síntomas más comunes, la causa orgánica de la enfermedad y su tratamiento.

               Por definición, la depresión es un trastorno del estado de ánimo que causa un sentimiento persistente de tristeza y pérdida de interés, cuyas causas son múltiples; factores genéticos, sociales, hormonales y/o una mezcla de estos.  Lo que nosotros comúnmente conocemos como depresión clásica en realidad se llama “desorden depresivo mayor”, aunque debemos aclarar que existen distintas formas de presentación de esta enfermedad; en niños y adolescentes se puede manifestar como miedo a ir a la escuela, apego excesivo a los padres, bajo rendimiento académico, abuso de sustancias, promiscuidad o incluso escapar de su casa. En personas mayores, usualmente un síntoma clave de la depresión es un incremento en los malestares físicos y un descenso en el estado de ánimo en general; esto se presenta usualmente después de la pérdida de su pareja, cuando hay alguna enfermedad presente, pobreza o aislamiento de los demás. En la población general, para hacer el diagnóstico se deben de presentar síntomas por más de 2 semanas; los síntomas más comunes incluyen:

  •        Sentimientos de tristeza, llanto, vacío o desesperanza
  •        Arrebatos de ira, irritabilidad o frustración
  •        Pérdida de interés o placer en actividades que antes se disfrutaban
  •        Dificultad para conciliar y mantener el sueño, dificultad para despertar o dormir demasiado
  •        Cansancio y falta de energía para realizar cualquier
  •        Reducción o aumento del apetito y pérdida o aumento de peso
  •        Enlentecimiento de movimientos corporales, pensamiento y habla
  •        Pensamientos e ideas de culpa y auto-castigo
  •        Problemas de memoria, concentración y toma de decisiones
  •        Pensamientos o intentos suicidas y de muerte
  •        Dolores y problemas físicos que aparecen de la nada
  •        Sensación de tristeza inexplicable, incluso puede ser incapacitante

Esta enfermedad se presenta comúnmente en mujeres, pero esto no significa que los hombres no la puedan sufrir; este padecimiento es más mortal en varones y de peor manejo en ellos. La depresión se puede presentar entre las edades de 20 y 50 años de edad, aunque se puede presentar en grupos de edad extrema. Además, hay una tendencia a presentarse en personas sin relaciones intrapersonales profundas o cercanas, es decir, sin parejas o buenos amigos, además de presentarse en personas divorciadas o separadas.

Las presentaciones de esta enfermedad se refiere al tipo de sintomatología que tenga el paciente, es decir, no todos los pacientes van a experimentar los mismos síntomas que se describieron previamente. La presentación melancólica es una de las más comunes, donde el paciente refiere una tristeza y falta de placer generalizado. Otras presentaciones como las atípicas, psicóticas, estacionales y posparto, presentan características propias de su clase y su diagnóstico debe ser hecho por un psiquiatra. Es importante conocer que existen más presentaciones de esta enfermedad y no solo la depresión que todos conocemos. La mejor alternativa para conocer qué tipo de depresión tienes es consultando a un especialista.

Ya conocemos los síntomas comunes y presentaciones de esta enfermedad, ahora toca conocer lo que la provoca. Como se mencionaba antes, la depresión está provocada por distintas causas, por lo que primero abarcaremos las causas propias de nuestro cuerpo. Existe un mecanismo de regulación hormonal en nuestro cuerpo llamado eje hipotálamo-hipofísio-adrenal, y en la depresión, este no funciona de manera óptima. En un estado depresivo, este mecanismo de regulación secreta en exceso una hormona llamada cortisol. Esta hormona se libera bajo circunstancias de estrés, por lo que también puede provocar los síntomas de esta enfermedad. Además, se ha observado que entre más presente esté el cortisol en nuestro cuerpo, menor va a ser la respuesta que la serotonina tenga en nuestro cerebro. Cabe mencionar que la serotonina es el neurotransmisor responsable de la regulación de nuestro estado de ánimo, por lo que una depleción o agotamiento de esta conlleva un estado depresivo.

El cortisol provoca una reacción de estrés, por lo que se libera norepinefrina, hormona responsable de las reacciones de lucha o huida, al torrente sanguíneo, esto a la vez provoca que se baje el nivel de serotonina en nuestro cuerpo. Esta disfunción hormonal también es la responsable de provocar depresión. Junto con este caos en nuestro cuerpo, existe un factor hereditario, donde la disfunción previamente descrita se les puede heredar a nuestros hijos; existe una probabilidad de que nuestros hijos biológicos hereden nuestra depresión, especialmente si la madre padece esta enfermedad. Esto se produce por algunos genes relacionados a problemas con la serotonina, los que resultan en disfunciones en el eje hipotálamo-hipofísio-adrenal.

Además de los problemas propios de nuestro cuerpo, existen factores que pueden provocar o predisponernos para padecer esta enfermedad. Aquí, el factor principal que puede causar depresión es el estrés. Esta palabra se define como cualquier estimulo nocivo de nuestro entorno que nos condicione un malestar o un desequilibrio físico o mental. Al estar expuesto al estrés, pueden ocurrir cambios en nuestro cerebro, conllevando una disfunción cerebral y cambios en las funciones adecuadas de las partes del cerebro. Al final, este estrés provoca que nuestro cuerpo entre en un estado de lucha o huida, liberando cortisol, quien estimula norepinefrina, la cual disminuye la serotonina y provoca depresión.

Como se menciona, las causas de la depresión son múltiples pero siempre recaen en un desequilibrio hormonal, de neurotransmisores o en disfunciones cerebrales. Pensando en esto, existen diferentes subtipos de esta enfermedad que van de acuerdo al grade de disfunción de los mecanismos mencionados. Estos incluyen:

  • Desorden depresivo menor
  • Trastorno depresivo breve recurrente
  • Doble depresión

A pesar de la variedad de presentaciones, existen otras enfermedades o estados clínicos que pueden simular un estado depresivo. Estas enfermedades pueden ser las siguientes:

  • Diabetes
  • Híper e hipotiroidismo 
  • Neumonía viral
  • Artritis reumatoide 
  • Parkinson
  • Apnea del sueño
  • Tumores abdominales
  • Ciertos fármacos.

Dado que hay un mundo que rodea a la depresión, siempre debemos acudir con un especialista médico. Recuerda que este artículo es para que tú comprendas y entiendas los distintos aspectos de la depresión; jamás te auto-mediques, jamás te auto-diagnostiques. La depresión no es un juego o una enfermedad que se cure “echándole ganas”, se cura a partir de un diagnóstico adecuado, una terapia y medicación apropiada y la ayuda de nuestra red de apoyo. No le tengas miedo al tratamiento, es parte del proceso. Comencemos a tomar consciencia sobre esta enfermedad, y que cuidar nuestra salud mental es sinónimo de bienestar.

Si has notado que alguien cercano a ti tiene estos síntomas o si tú te ves identificado con lo compartido en este artículo, acércate a un profesional médico o con alguien que te pueda ayudar. La depresión no es un juego. Si necesitas ayuda, comunícate con nosotros y te re-direccionaremos con un especialista. Recuerda que la vida es más hermosa de lo que la puedes percibir.

 

Instituto Municipal de la Juventud Puebla, Consulta Psicológica: 557-928-1596

Línea de la vida Secretaría de Salud: 800-911-2000

Línea de ayuda contra la prevención BUAP: 22-23-44-89-05

 

 

-Diego E. Ruiz

 

 

Bibliografía:

 

Boland, Robert Joseph, et al. “Depressive Disorders.” Kaplan & Sadock's Synopsis of Psychiatry, Wolters Kluwer, Philadelphia, 2022.

“Trastornos Depresivos.” Manual diagnóstico Y Estadístico De Los Trastornos Mentales: DSM-5®, Editorial Médica Panamericana, Ciudad Autónoma De Buenos Aires, Argentina, 2021.

 

Logo OM radio en línea

2022. Todos los derechos reservados. OM Radio Aviso de privacidad Aspectos legales

Los comentarios y opiniones de los programas, eventos, artículos y cada sección del portal web de OmRadio son de exclusiva responsabilidad de los conductores, autores, expositores etc. y no representan necesariamente la ideología y pensamiento de la estación OmRadio.