EN VIVO

Amor en libertad

  • Ana María Ortega

Sueños

LA VIDA NO ES MÁS QUE UN SUEÑO

La Kabbalah considera que nuestro mundo físico es una ilusión, una residencia temporal, y no la realidad verdadera. Sí, la vida es un sueño. Nuestro mundo de café con leche en la mañana y tardes de tráfico a la hora del regreso es uno de los muchos mundos y dimensiones de ensueño que nos separan de la realidad primordial. Podemos acceder a estas otras dimensiones de formas distintas, y una de ellas es a través de nuestros sueños.

EL PROPÓSITO DE DORMIR

Cuando el sol se pone y las estrellas salpican el cielo, parte de nuestra

alma abandona nuestro cuerpo. Aunque permanezcamos despiertos, esa parte de nuestra alma se marcha igualmente, y es por ese motivo que empezamos a sentirnos más cansados y agotados a medida que la noche avanza. Mientras dormimos, el Zóhar explica que 59 de las 60 partes de nuestra alma han abandonado el cuerpo, dejando sólo 1/60 para que nos sustente físicamente.

Cuando el cuerpo está dormido, las cadenas de la existencia física se rompen de repente. El alma es ahora libre de ascender a un lugar más elevado en la atmósfera espiritual, donde recibe alimento, poder y un cambio de aceite de vez en cuando. Pero, ¿por qué necesitamos recargarnos? En el transcurso de un típico día caótico, las limitaciones del tiempo, el espacio y el movimiento pasan factura en nuestro cuerpo y nuestra alma.

Toma el concepto del tiempo, por ejemplo. El tiempo nos mantiene constantemente bajo una presión extrema. O andamos corriendo todo el día, tratando de cumplir con nuestras obligaciones a contrarreloj, o nos volvemos cada vez más frenéticamente impacientes mientras vemos como el tiempo pasa lenta y pausadamente.

 ¿POR QUÉ EXISTEN LOS SUEÑOS?

Durante nuestra “afinación metafísica”, el alma está en un reino más allá del tiempo y el espacio. El pasado, el presente y el futuro son una sola cosa. El panorama de la vida de una persona se muestra en su totalidad, desde el nacimiento hasta la muerte. Por lo tanto, además de recargarnos, el alma a menudo presencia acontecimientos que están por venir, tanto positivos como negativos. Estos vistazos se filtran luego hacia el cuerpo, donde toman la forma de sueños.

La mayoría de nuestros sueños son como un plato combinado especial. En otras palabras, un aspecto del sueño consiste en acontecimientos, experiencias y pensamientos que actualmente ocupan nuestra mente consciente. Intercaladas en esta mezcla también hay visiones del alma que habitan en el subconsciente. Según la Kabbalah, los sueños nos ofrecen la oportunidad de entender nuestros rasgos negativos de carácter. Pueden ayudarnos a saber lo que necesitamos cambiar para poder crecer espiritualmente.

Por supuesto, debemos saber cómo leer e interpretar el sueño para poder discernir esta sabiduría. Más aún, si una persona no tiene la intención o el deseo de cambiar o experimentar un crecimiento y una transformación espiritual (probablemente el 95% del mundo permanece atrapado en esta categoría), entonces los mensajes del alma son mucho más difíciles de detectar. De hecho, probablemente ni siquiera recordaremos la mayoría de nuestros sueños.

LA VERDAD Y LAS CONSECUENCIAS

Todas nuestras acciones negativas hacia otras personas tienen repercusiones, tal como dicta la ley universal de causa y efecto. Podemos negar esta verdad espiritual. Ignorarla. Dudar de ella. O ni si quiera darnos cuenta de que existe. Sin embargo, por cada mirada envidiosa, cada palabra negativa, cada respuesta malhumorada que lanzamos “ahí fuera”, hay una consecuencia igual que viene hacia nosotros. Considéralo como un efecto bumerán.

Todas las repercusiones que acechan en nuestro horizonte es lo que nuestra alma percibe durante el sueño. Cuando nuestra alma prevé serias consecuencias, solemos tener pesadillas. Si somos abiertos de mente, podemos extrapolar los mensajes de nuestras pesadillas y empezar a entender lo que tenemos que cambiar en nosotros mismos.

El cambio espiritual es la forma proactiva de desviar efectos negativos. Se dice que el Rey David era un hombre de un extraordinario carácter espiritual. Siempre que experimentaba una terrible pesadilla, era capaz de extraer el mensaje de ella y hacer las correcciones espirituales necesarias en su vida.

Por otro lado, el Zóhar nos dice que a un hombre injusto a menudo se le mostrará un sueño feliz (uno falso) para apartarlo aún más del camino de la verdad. Este principio espiritual está explicado en el siguiente texto del Zóhar: “Todo aquel que se purifique a sí mismo será purificado desde arriba, y todo aquel que se profane a sí mismo será profanado desde arriba”. Zóhar II, 200a

Cuanto más espiritual es un individuo, más verdadero será el sueño que experimenta. Cuando una persona está muy metida en un comportamiento egocéntrico, si está esclavizada a su propio ego, eso hará que la balanza del poder se incline del alma al cuerpo.

Por lo tanto, eso hará que sea más difícil para el alma elevarse durante el sueño.

INVENTARIO DIARIO

Los Kabbalistas nos enseñan que cada noche cuando nuestra alma asciende, se le pregunta si ha logrado algo esencialmente espiritual durante el día previo.

Si la respuesta es negativa, el alma no puede recibir su carga completa. Nos despertamos sintiéndonos cansados y letárgicos, independientemente de cuantas horas hayamos dormido. Nos sentimos agotados, aunque nos tomemos nuestras vitaminas y hagamos ejercicio. (La razón por la que no experimentamos una satisfacción y una energía constantes en nuestras vidas es porque no sabemos y por lo tanto no vivimos según las reglas del mundo espiritual). Según el Zóhar, si una persona no logra tener un sueño durante siete días o más es porque está consumida por deseos egoístas, y hay fuerzas muy negativas controlándola.

Cada día, sus acciones negativas superan a sus acciones positivas por mucho. Pero no te alarmes todavía. Muchos de nosotros podemos tener un sueño pero no recordarlo. El problema en este caso es que hay una falta de comunicación entre la persona y su alma.

 Hay una falta de aprendizaje y crecimiento espiritual en la vida de esa persona, y no merece el acceso a la información de sus sueños.

VERDADES Y MENTIRAS

Todos los sueños contienen tanto verdades como mentiras, según el Zóhar. Los sueños que tienen lugar entre las 12 de la medianoche y las 5 de la madrugada suelen contener una proporción más elevada de verdad.

 LOS NIVELES DE LOS SUEÑOS

Sueños Naturales Es la forma más baja de sueño. Las personas que son predominantemente materialistas y egocéntricas experimentan este nivel de sueño. Sus sueños suelen tratar sobre sus logros materiales, el caos de su vida y las ansiedades que asaltan su mente durante el día. Pesadillas Las pesadillas suelen surgir por comportamientos negativos.

Las fuerzas negativas a menudo “susurran” a nuestros oídos todas las cosas que nos dan miedo y nos atormentan. Sueños de Providencia Este nivel representa los mensajes, advertencias y las lecciones vida. Debemos intentar recordar estos sueños y absorber el mensaje que nos transmiten. No es poco común despertarse en mitad de la noche después de haber experimentado este tipo de sueño.

Si es posible, debe escribirse con todos los detalles, pues es en estos detalles donde a menudo se encuentran los mensajes más importantes. Sueños Proféticos Este nivel de sueños no suele nunca olvidarse. Son muy claros y a menudo son recibidos por aquellos que han dedicado sus vidas a la transformación espiritual. I. Interpretación de los Sueños Interpretar un sueño es un tema delicado, y sólo los que son muy conocedores del tema pueden comprender los verdaderos mensajes que se hallan ocultos en un sueño.

 Un sueño que no se interpreta puede compararse con una persona que recibe un importante paquete confidencial urgente vía FedEx, y que nunca se molesta ni en abrirlo. Si tenemos un sueño positivo y no se lo contamos a un interpretador, el sueño permanecerá en estado potencial.

Entonces se vuelve mucho más difícil que los elementos positivos del sueño se manifiesten en nuestra vida. Además, si no entendemos los mensajes que se nos trasmiten a través de los sueños, nos apartamos del camino y del punto específico de corrección que vinimos a lograr a este mundo. En otras palabras, hay un aspecto de nuestro carácter interno que está en necesidad de corrección y cambio.

El camino para efectuar este cambio se hace evidente en nuestros sueños. Podría ser un conflicto entre nosotros y un amigo que necesita ser resuelto. La causa del conflicto podría ser nuestra propia testarudez, y no nos damos ni cuenta. O puede que estemos teniendo una carencia de cuidado y atención hacia un ser querido. Si situaciones como estas permanecen sin resolver, y si nuestro carácter sigue sin cambiar, la puerta para que el caos y la negatividad se manifiesten en nuestras vidas estará abierta de par en par.

 Estas circunstancias inconclusas son a menudo la causa de las frecuentes “apariciones súbitas” de caos que siempre nos toman desprevenidos. Como dice aquel antiguo refrán, la ignorancia de la ley no sirve de excusa.

Precaución con la Interpretación Está escrito que había 24 interpretadores de sueños en Jerusalén durante el tiempo del Segundo Templo (aproximadamente hace 2.000 años). Si una persona le contaba su sueño a los 24 interpretadores, podía recibir 24 interpretaciones distintas. Sorprendentemente, los sabios nos enseñan que las 24 interpretaciones podrían efectivamente manifestarse en el mundo físico. Por lo tanto, el acto de interpretar tiene un gran impacto e influencia sobre la expresión del sueño en el mundo físico.

En lo relativo a este tema, el Zóhar afirma que la interpretación de un sueño es de hecho más importante que el sueño en sí mismo. Por lo tanto, eso te obliga a hacer el esfuerzo de encontrar a la persona correcta para que interprete tu sueño. Debería ser alguien que te ama de verdad y que se preocupa de ti, o debería ser una persona espiritual que posea amor por la humanidad, pues la interpretación determinará la influencia de ese sueño en tu vida.

El Vaso está Medio Lleno Según la Kabbalah, no deberíamos contarle a más de una persona nuestro sueño negativo para evitar crear aberturas para su expresión física. Una persona que te ama siempre interpretará un sueño negativo con una luz positiva, lo cual es extremadamente importante. Por ejemplo, si hubiera un accidente, podría interpretarse no como un accidente físico sino como algo espiritual que necesitas trabajar y reparar en tu vida.

El Zóhar afirma: Hemos aprendido que cuando un hombre ha tenido un sueño, debe liberarse de él ante personas que sean sus amigos, para que puedan expresarle sus buenos deseos y pronunciar palabras de buen augurio. Por lo tanto, los amigos de un hombre deben afirmar la buena interpretación, y así todo estará bien. Zóhar II, 200a

Si una persona tiene un sueño extremadamente malo, no debe hablar de él directamente, pues puede resultar espiritualmente peligroso, según la Kabbalah. Uno nunca debe hablar del futuro para no poner límites al individuo. En su lugar, el interpretador debe recomendar de forma positiva lo que el soñador debe hacer en el presente.

 

 

Información de internet. Si eres el propietario del tema, contactanos para agregar tus datos, Gracia.

Logo OM radio en línea

Acerca de OM Programación Programas Conductores Artículos Eventos Podcast Contacto Bolsa de Trabajo Jooble

2019. Todos los derechos reservados. OM Radio Aviso de privacidad Aspectos legales

Los comentarios y opiniones de los programas, eventos, artículos y cada sección del portal web de OmRadio son de exclusiva responsabilidad de los conductores, autores, expositores etc. y no representan necesariamente la ideología y pensamiento de la estación OmRadio