EN VIVO

En palabras de a centavo

Hoy con el tema: Co-creando el 2021

  • Yamel Huerta

Familia, a veces el lugar menos seguro

De acuerdo con datos del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), la probabilidad de que una persona que haya crecido en contextos violentos llegue a violentar o sufrir violencia en la vida adulta, son bastante altas. Pensemos en una persona que observó a su padre golpeando a su madre cuando era un niño, es muy probable que dicho individuo sea propenso a violentar a su pareja años después o, que sea violentado por su pareja.

“En América Latina y el Caribe, es probable que las mujeres de hoy repitan patrones de violencia familiar tal y como lo hicieron las mujeres que las precedieron”, nos dice el BID. De hecho, esta propensión es mucho más alta en mujeres, es decir que aquellas niñas que presenciaron o vivieron casos de violencia, tienen más probabilidades de ser abusadas en la adultez.

Existe la idea, muy arraigada en contextos conservadores, de que la familia es primero y que debemos respetar a nuestros familiares independientemente de las circunstancias; sin embargo, este tipo de ideas fomentan a su vez, que las personas seamos incapaces de abandonar contextos familiares violentos.

Si, desde la infancia se demuestra que los padres nos respaldan poco en comparación a otros familiares, existen muy pocas probabilidades de que un niño que sufre violencia sea capaz de alzar la voz, haciéndose a la idea de que la única manera de vivir es callando.

Proteger a nuestros niños de la violencia es el primer paso para evitar que sufran más en la vida adulta, porque, si bien es cierto que la educación puede disminuir las probabilidades de dicho futuro, esto es en una medida mínima. Proveer de apoyo al infante, hacerlo sentir seguro en su propio entorno, es siempre la mejor opción. Haga saber a sus hijos que, si bien aman a sus demás familiares, siempre será incondicional para ellos, ponga atención a las señales de alerta que le dan y, obsérvese a usted mismo, ya que es probable que esté repitiendo patrones de comportamiento adquiridos en su propio entorno familiar (aunque haya sido muchos años atrás).

El programa Desenredando la madeja nos contó en sus programas número 19 y 20 que, en ocasiones las personas se sienten tan acorraladas en su entorno familiar que deciden huir y terminan pasando por situaciones tan difíciles que son incapaces de volver a vivir adecuadamente. Si usted mismo se encuentra viviendo situaciones de riesgo, no se atormente pensando que se quedará solo, pues este tipo de familias violentas, más que ayudarlo a ser feliz, se encargarán de arruinar su salud mental. A veces alejarse es la mejor opción; no se aferre a la idea de que el cambio será difícil, porque seguramente lo será, pero a cambio obtendrá algo mucho más valioso: estabilidad mental.

Si tiene a un familiar de confianza, acérquese a él o ella. En ocasiones sentimos que no contamos con nuestros padres, pero tenemos un tío, abuelo, primo, etc., en quien confiamos; es posible que ellos puedan ser un apoyo en casos de necesidad. Sobre todo, no guarde silencio, las situaciones de violencia se multiplican entre más se permiten y, como ya vimos, no solo se quedan en nosotros, sino que pasan a otras generaciones.

Si te perdiste los programas puedes consultarlos en los siguientes links:

Programa 19

Programa 20

 

Texto por: Jazmín Ramos

Logo OM radio en línea

Acerca de OM Directorio OMRadio Programación Programas Conductores Artículos Eventos Podcast Contacto

2019. Todos los derechos reservados. OM Radio Aviso de privacidad Aspectos legales

Los comentarios y opiniones de los programas, eventos, artículos y cada sección del portal web de OmRadio son de exclusiva responsabilidad de los conductores, autores, expositores etc. y no representan necesariamente la ideología y pensamiento de la estación OmRadio