En este momento no hay programas en vivo
Es posible que se este transmitiendo programación grabada

Encierro y psicología, el estrés de quedarse en casa

A lo largo de la historia, el aislamiento y el encierro han funcionado como métodos de castigo hacia el ser humano, ya sea que uno mismo decida aislarse del mundo exterior o que sea alguna ley externa obligándonos a permanecer en espacios fuera del alcance de la sociedad. “Se encierra por protección de algún peligro exterior que acecha o, se es encerrado por actuar en contra del exterior o suponer crear algún peligro externo” (Paz, n/f).

Muchos de nosotros fuimos “castigados” con el encierro durante la infancia; nuestros padres nos alejaban del exterior o, el profesor nos mandaba al rincón, donde no teníamos comunicación con los demás, por supuesto existe el encarcelamiento como castigo penal. Lo anterior nos deja claro que el encierro tiene muchísimas repercusiones en nosotros, hablando a nivel psicológico.

La pandemia nos ha obligado a encerrarnos, en este caso por “cuenta propia” pues deseamos protegernos de un peligro externo, pero también por juicio social, ya que las personas a nuestro alrededor comparten la idea del encierro. Entonces, ¿qué hace el encierro en nosotros?, ¿por qué nos causa tanto miedo?, ¿es el encierro o el juicio social?, muchas de esas preguntas requieren un estudio mucho más profundo, lo cierto es que todo juega un papel importante.

La idea del encierro implica un sentido de no pertenencia a la sociedad, pues nos impide comunicarnos con los demás, excluyéndonos de una serie de decisiones y actividades a las que creemos tener derecho. Pasemos, por ahora, a los efectos actuales del aislamiento, principalmente el estrés, la depresión y la ansiedad, que parecen ser los mayores problemas en la población mundial.

Lo que sucede es que no solo nos encerramos nosotros, sino que estamos en constante convivencia con otras personas en espacios a veces reducidos. Los otros habitantes de dichos espacios pueden desarrollar también problemas y transmitirlos de una u otra manera. Cuando los hijos no entienden algo y los padres gritan (por poner un ejemplo), se crea una tensión que tarda en desaparecer e incluso puede acrecentarse con el paso del tiempo y la falta de comunicación. Lidiamos también con la transformación de nuestro entorno, que ha debido convertirse en oficina, escuela y hogar, esa sensación de no estar en el lugar adecuado y siempre ver a las mismas personas sin opción de esparcimiento o cambio es lo que termina por convertir el día a día en una situación estresante.

En la emisión de esta semana de ¡Lo que callamos los psicólogos!, nuestras invitadas hablan de estos y otros problemas que vienen con el encierro y nos brindan algunos consejos para lidiar con ellos. En otros espacios se ha comentado también que, es bueno aprender a comunicarse, a lidiar con nosotros mismos y, por supuesto, administrar nuestros tiempos y espacios para poder trabajar de manera adecuada y poder distinguir entre el tiempo de esparcimiento y el laboral, incluso dentro del hogar.

El encierro es ciertamente un castigo, pero por ahora debemos aprender a lidiar con él, verlo como una etapa y darnos cuenta que después de todo no estamos completamente aislados del mundo.

Si te perdiste el programa puedes consultarlo en el siguiente enlace

Texto por: Jazmín Ramos

Logo OM radio en línea

Acerca de OM Directorio OMRadio Programación Programas Conductores Artículos Eventos Podcast Contacto Bolsa de Trabajo Jooble

2019. Todos los derechos reservados. OM Radio Aviso de privacidad Aspectos legales

Los comentarios y opiniones de los programas, eventos, artículos y cada sección del portal web de OmRadio son de exclusiva responsabilidad de los conductores, autores, expositores etc. y no representan necesariamente la ideología y pensamiento de la estación OmRadio