En este momento no hay programas en vivo
Es posible que se este transmitiendo programación grabada

Cuida tu niño interior

Muchas teorías psicológicas abordan desde distintas perspectivas la forma en que como adultos no debemos olvidar al niño que llevamos dentro; cuidarlo, quererlo y procurarlo es de vital importancia.

Las heridas que de niños todos sufrimos tienen un impacto muy significativo en la vida adulta, marcan tendencias y patrones que por naturaleza familiar seguimos, pero es preciso saber que estamos en el momento indicado para comprender su aflicción y sanarla.

Cuando somos niños, no podemos canalizar nuestras energías negativas hacia la comprensión de las razones, nos abalanzamos sobre el sentimiento y no somos capaces de llevarlo a la razón porque somos niños y perdonamos pronto; nuestro niño es noble, tierno, bondadoso. El niño interior necesita amor y aceptación, dos cosas que pocas veces traemos a nuestra vida; como adultos somos tiranos, despiadados y crueles con nuestras emociones: nos lastimamos, despreciamos y minimizamos miles de veces y dejamos que los demás entren en nuestra mente y corazón, llenándolos de culpas y resentimientos que en la vida adulta nos van a atormentar y hacernos infelices.

Intenta este ejercicio para sanar tus heridas, haz un intento de regresar a tu niñez, cuando tenías 7 u 8 años. Piensa como eras físicamente, puedes mirar una foto que te ayude a remontarte a esa época, trata de recordar la mayor cantidad de detalles posible. Estás en tu habitación. ¿qué hacías cuando estabas solo?, repasa cada mueble que hay en la habitación, los colores de la pared, los juguetes, etc.

Ahora piensa que tu yo adulto entra a la habitación, ves un niño triste e inseguro sentado en la cama, acércate al niño temeroso y sensible, abrázalo fuerte, bésalo, dile que lo quieres y demuéstralo. Juega con el y deja que salga la espontaneidad, llévalo a donde quiera, imagina ¿a dónde querías ir tu cuando niño? ¿alguna vez deseaste algo, pero nunca te lo concedieron? Dale todo lo que desee, bríndale todos afectos que te hayan faltado, abrígalo y pasa el mayor tiempo posible con él, muestra interés sobre las cosas que le gustan, no minimices sus logros y atiende sus emociones.

Para cerrar la sesión, despídete de él abrázalo y bésalo, hazle sentir tu cariño y apoyo incondicional, déjalo a salvo.

Los adultos que tienen un niño saludable son mas felices, no se reprimen ante sus deseos, no se sienten ofendidos o lastimados con facilidad, son más flexibles, pueden dejar sacar a su niño para divertirse más a menudo, no les importa el ridículo, no emiten juicios. Si sientes que hay alguna herida que no has logrado sanar, acércate a tu niño interior, pide ayuda profesional y atrévete a mejorar tu vida.

“Todos llevamos dentro aquel niño que fuimos; ese niño es la base de aquello en lo que nos hemos convertido, de quienes somos y lo que seremos” (R. Joseph)

OM RADIO

Acerca de OM Programación Programas Conductores Artículos Eventos Podcast Contacto Jooble

2016. Todos los derechos reservados. OM Radio Aviso de privacidad Aspectos legales

Los comentarios y opiniones de los programas, eventos, artículos y cada sección del portal web de OmRadio son de exclusiva responsabilidad de los conductores, autores, expositores etc. y no representan necesariamente la ideología y pensamiento de la estación OmRadio